Afers, Arquitecturas, ArtefactosUrbanismos, Investigaciones, Concursos, CV

El arte de envolver, 2012




El paraguas, el toldo, la mampara, el fardo…








1er Premio Concurso restringido convocado por la asociación de paradistas de la Rambla de Barcelona y la Agencia de Apoyo a la Arquitectura de Barcelona (AAAB)

Palabras clave: artefacto metálico, fabricado en taller, ensamblado, lona textil, iluminación integrada


ESPAÑOLEl arte de envolver pretende generar unas estructuras ligeras, que se pliegan y despliegan como artefactos de brazos articulados, capaces de acoger distintas geometrías. Convirtiéndose en paraguas, toldo, mampara o paquete hermético, la parada propuesta se comporta como nodos que establecen relaciones no sólo con el eje de la rambla sino con los espacios a su alrededor. Al abrirse, la colección de dispositivos contenidos se esparcen colonizando el lugar; estanterías para flores, cubos, escobas, cajas registradoras, sillas, … y acaban formando la parada de forma libre. Al cerrarse, la parada se convierte en un hito hermético, embalado como un fardo textil de alta resistencia y soporte a la vez de mensajes publicitarios. La aportación del proyecto es dotar de una flexibilidad mayor a las paradas y fomentar su capacidad de mejorar las condiciones de la Rambla como espacio público. En el despliegue del artefacto, se pretende mejorar la relación del centro con las vías laterales, así como volver a las cualidades urbanas de la parada como arquitectura fruto de la improvisación, la cotidianeidad, el azar y la ligereza que dieron lugar a su origen.
ENGLISHEl arte de envolver pretende generar unas estructuras ligeras, que se pliegan y despliegan como artefactos de brazos articulados, capaces de acoger distintas geometrías. Convirtiéndose en paraguas, toldo, mampara o paquete hermético, la parada propuesta se comporta como nodos que establecen relaciones no sólo con el eje de la rambla sino con los espacios a su alrededor. Al abrirse, la colección de dispositivos contenidos se esparcen colonizando el lugar; estanterías para flores, cubos, escobas, cajas registradoras, sillas, … y acaban formando la parada de forma libre. Al cerrarse, la parada se convierte en un hito hermético, embalado como un fardo textil de alta resistencia y soporte a la vez de mensajes publicitarios. La aportación del proyecto es dotar de una flexibilidad mayor a las paradas y fomentar su capacidad de mejorar las condiciones de la Rambla como espacio público. En el despliegue del artefacto, se pretende mejorar la relación del centro con las vías laterales, así como volver a las cualidades urbanas de la parada como arquitectura fruto de la improvisación, la cotidianeidad, el azar y la ligereza que dieron lugar a su origen.